AGREGAR ESTE SITIO A FAVORITOS

26.2.12

Experto pianista pide un "si" sostenido. Su compisitor favorito Mozart.



            La Santa Sede ha hecho público el programa del viaje que Benedicto XVI realizará del 23 al 28 de marzo a México y Cuba. A la espera de algunos detalles más, el Papa se entrevistará con el Presidente de la República de México, Felipe Calderón y con Raúl Castro; sin embargo por mucha relevancia que en los medios se otorgue a estos encuentros, lo verdaderamente significativo es que se trata de una visita apostólico pastoral para reunirse con la Iglesia que camina y se compromete en México y en Cuba.  Por cierto, es importante señalar que la finalidad de esta visita está más allá y muy por encima de intereses políticos o contiendas partidistas. El Papa se relaciona con países gobernados por regímenes de todas las ideologías y tendencias; con la finalidad de proclamar la verdad del Evangelio de forma valiente y respetuosa.



  La Iglesia de México, a través de la Conferencia del Episcopado Mexicano, acoge con gran alegría la noticia de la próxima visita de S.S. Benedicto XVI, al continente latinoamericano y el Caribe; manifiesta su regocijo al Señor de la Vida y de la historia, por lo que significará este evento para nuestro pueblo, se espera encontrar en este acontecimiento  una palabra de ánimo para todos nosotros y un estimulo para la unidad y la reconciliación que nos lleve a la construcción de la paz. Los católicos mexicanos esperamos mucho de este viaje, el pueblo sencillo y fiel quiere encontrarse con su Pastor; y también los intelectuales, empresarios y políticos, pueden beneficiarse de la gran sabiduría del Papa, quien ya nos ha regalado tres encíclicas: Deus caritas est del 25 de enero del 2006, Spe Salvi del 30 de noviembre del 2007, Caritas in Veritate del 29 de junio del 2009.

            El Papa Benedicto XVI,  quien ha realizado 22 viajes apostólicos, viene a México como autentico mensajero de paz, siendo la primera vez que está en nuestro país, por lo que la sociedad mexicana tendrá la oportunidad de un primer acercamiento con el Santo Padre, el cual ha tenido su inicio con la aceptación de venir a nuestro México, a pesar de su edad y estado de salud. Ciertamente persiste la idea de que Benedicto XVI es un Papa poco cercano a la sociedad y en México se acentúa esta idea ante la comparación con su antecesor Juan Pablo II, por el afecto mutuo de este país con la figura del sucesor de Pedro. No obstante debemos tener presente que el fondo de las visitas de Juan Pablo II fue el anunciar el mensaje de Cristo y confirmar a los mexicanos en la fe, siendo esta misma la tarea principal de Benedicto XVI en su próxima visita a nuestra patria; por consiguiente son dos formas muy diversas de un mismo y único mensaje, el de Jesucristo. Nuestra fe como católicos nos recuerda que el Papa, fortalecido con el Espíritu Santo, es Vicario de Cristo; en su persona es el mismo Cristo quien nos acompaña en nuestro peregrinar hacia nuestro Padre Dios.

            Ante la eminente visita del Papa Benedicto XVI ¿cómo podemos pasar desapercibidas aquellas voces cuya virtud no radica en ser mayoría, ni en ser amigos de la verdad o la razón; sino en hacer oír su opinión adversa a la visita del Papa? Ciudadanos que ejerciendo su derecho de libre expresión y  enarbolando el mitológico argumento de las riquezas del Vaticano proclaman que estas sean vendidas para aliviar las necesidades de los pobres, lo que parece sea justo.  Para quienes así piensan y leen este artículo, habría que considerar que mientras así lo hacen, muchos sacerdotes, religiosas, religiosos y laicos de diversas razas, culturas y nacionalidades, se están haciendo presentes en las selvas, en campos lejanos y en desiertos ofreciendo un alivio en lugares donde personas, que como tú o yo, quizás jamás iremos. Criticar es bien fácil, siendo así, podemos proponer la venta de la Casa Blanca, de la estatua de la Libertar, o bien destinar a nuestro noble fin las riquezas de la FIFA o de los reinados de belleza o la venta de los estadios y plazas de toros, pero esto nunca sucederá, siempre se atacará al Papa como si los países no tuvieran Presidentes o gobiernos propios. Y así, por un lado se enfatiza que la Iglesia no debe meterse en ámbitos sociales que no sean de competencia, enarbolando la bandera de un laicismo, por otro lado estos mismos, responsabilizan o piden soluciones a la Iglesia, de un ámbito propio de la soberanía de cada nación y que solo compete a sus políticas económicas internas.

Pero ¿Quién es el Papa que visitará a los mexicanos? El Sucesor Pedro es un experto pianista y su compositor favorito es Mozart. Seguramente en todos sus mensajes será una permanente invitación a responder a la vocación cristiana con un sí sostenido. La agenda de la visita papal a nuestra patria iniciará el 23 de marzo a las 4:30 con su llegada al aeropuerto internacional de León. A su llegada estarán para la bienvenida alrededor de 3000 personas, posterior a los actos protocolarios el papa dirige a los mexicanos su primer mensaje, al término del cual iniciará el recorrido en Papa móvil hasta el colegio Miraflores de la ciudad de León. Durante el resto de la tarde y mañana del sábado será tiempo de descanso para  Benedicto XVI, quien es el sexto papa de nacionalidad alemana.

            El día 24 después de comer Benedicto XVI se dirige a la ciudad de Guanajuato en vehículo cerrado hasta un lugar reservado, de ahí  recorre en Papa móvil hasta la Casa del Conde Rul, donde tendrá un encuentro con el presidente de la república, terminado este, dirige un saludo a niños del catecismo pertenecientes al decanato de Guanajuato y  a un  grupo de enfermos reunidos en Plaza de la Paz. Al finalizar la jornada  regresa a León a descansar, su trayecto lo realizará en auto cerrado hasta la Puerta del Milenio desde donde sigue el recorrido en Papa móvil hasta el  colegio Miraflores. En la misma tarde del sábado los jóvenes de las distintas diócesis de las provincias estarán reuniéndose en las inmediaciones del Parque Bicentenario donde se tendrá desde las nueve de la noche una vigilia de oración y alabanza que concluye a las dos de la mañana.  

            El domingo 25 el Papa, quien en abril próximo cumplirá 85 años de vida, celebra la misa a las diez de la mañana en el Parque Bicentenario.  Se traslada en helicóptero desde el Colegio Miraflores durante su viaje  sobrevuela  el santuario de Cristo Rey.  Al llegar al lugar de la misa, donde se encontraran reunidas más de 35 mil personas,  el Papa da la vuelta en Papa móvil entre las fieles antes de llegar a la sacristía y prepararse para la santa misa. Al finalizar la eucaristía se tendrá el rezo del Ángelus para, posteriormente, regresar a la ciudad de León a continuar con sus actividades personales. Hacia las 5 de la tarde el papa se dirigirá del colegio Miraflores hacia la Catedral de la arquidiócesis donde celebrará la oración de vísperas con los obispos de México y representaciones de las conferencias episcopales de Latinoamérica y el Caribe.

            Nuestra diócesis se hace presente con la participación del Conservatorio de música de la ciudad de Celaya, con 6250 jóvenes procedentes de los grupos juveniles de nuestras parroquias, con un seminarista que participará en el servicio de altar y con el apoyo en la comisión de comunicación.  Seguramente incontables serán los que estarán siguiendo por los diversos medios las distintas actividades de nuestro sumo pontífice y que en espíritu se sumaran a los muchos corazones iluminados por su mensaje. Ya son muchas las expectativas que con respecto a la forma de participar físicamente en la eucaristía se han generado. El ingreso a la santa misa será solo con boleto, mismo que no se vende, es totalmente gratuito, ya que por ver al Papa no se cobra. Se ha querido garantizar la presencia en el Parque Bicentenario de todas las diócesis de México, por lo que se distribuirá un número limitado de boletos a cada una y estas a su vez los harán llegar a los feligreses por medio  de sus parroquias. Al finalizar la redacción del presente aún no se cuenta con el número de boletos asignados para nuestra diócesis.
            El último evento de la agenda del Papa será el lunes 26 de marzo a las 9 de la mañana. Desde el aeropuerto internacional del León los mexicanos estarán despidiendo al sucesor de Pedro, quien fue elegido el  265º papa y tomó el nombre de Benedicto XVI. En el acto de estarían congregadas unas 3 mil personas.  Dios quiera que sean muchos los beneficios espirituales que esta visita apostólico pastoral deje a cada uno de los católicos y hombres de buena voluntad.
Reacciones:

1 comentarios: