AGREGAR ESTE SITIO A FAVORITOS

11.10.09

El Santo "leproso voluntario": Padre Damian


Canonizado el Padre José Damian de Veuster más conocido como «el padre Damián de Molokai», junto a otros cuatro beatos. El Papa ha presidido el ascenso a los altares de cinco nuevos santos, el beato Rafael Arnaiz Barón, burgalés criado en Oviedo, Francisco Coll Guitart, el arzobispo polaco Zygmunt Szczesny Felinski, la monja francesa Marie de la Croix Jugan, y quizás más conocido el misionero belga Josef Damián, conocido como padre Damian de Molokaí, la isla de Hawai, donde se estableció para confortar a los enfermos de lepra, un mal que contrajo y le causó la muerte.
Se le ha llamado el “leproso voluntario”, pues con tal de atender a los leprosos que estaban en condiciones difíciles y de completo abandono, aceptó hacerse leproso como ellos: "Sé que voy a un perpetuo destierro, y que tarde o temprano me contagiaré de la lepra. Pero ningún sacrificio es demasiado grande si se hace por Cristo". El padre Damian nació en Tremelo (Bélgica) en 1840, ingresó en la congregación de los Sagrados Corazones, con 23 años se fue de misionero a las islas Hawai. Diez años más tarde se ofreció como voluntario para ir a la leprosería de Molokai, donde transformó la vida de los enfermos de lepra. Auténtico precursor de las actuales ONGs, como se subraya en su causa de canonización, el Padre Damián devolvió la dignidad a los leprosos, compartiendo con ellos la vida hasta contagiarse de la enfermedad y morir el 15 de abril de 1889. Fue declarado beato en 1994 por el Papa Juan Pablo II.
La vida del nuevo santo ha sido llevada a la pantalla grande en al menos dos ocasiones, "Molokai, la isla maldita", de la mano de Luis Lucía quien recreó la peripecia del sacerdote belga, que fue brillantemente cuyo papel protagonista desarrolló brillantemente el actor español Javier Escrivá y en 1999 a cargo del holandés Paul Cox, versión que muestra con toda claridad la entrega a Dios de un hombre valeroso.
Su proclamación como santo, según el ex primer ministro belga Yves Leterme, es el reconocimiento de su generosidad ilimitada, "válida para creyentes y no creyentes, para Occidente y el Sur, para los enfermos y los sanos, un reconocimiento que es fuente de inspiración y de consuelo para muchos de nosotros". El Cardenal Arzobispo de Barcelona Lluís Martínez Sistach, afirmó que “es evidente que la llamada a la plenitud de la vida cristiana y a la perfección de la caridad se dirige a todos los fieles, de todo estado o condición, y con esta santidad se promueve, incluso en la sociedad temporal, un estilo de vida más humano” (LG 40), según lo informó la agencia SIC el pasado viernes en su sitio Internet.
El Papa ha recordado que Jesús invita a sus discípulos a dar la vida, sin hacer calculos o buscar ventajas humanas, solo con la fe puesta en Dios, los santos, ha afirmado Benedicto XVI “acogen esa invitación exigente y se ponen en humilde docilidad al seguimiento de Cristo crucificado y resucitado”. Su perfección en la logica de la fe en nuestros tiempos humanamente incomprensible, consiste en no poderse al centro ellos mismos, sino de elegir de caminar contra corriente viviendo según el evangelio. Asi hicieron los cinco santos, que con gran alegría, hoy ponemos a la veneración de la Iglesia Universal.

Ya tenemos cinco santos más a quienes pedir intercesiones…
Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario